Programa de Vivienda Sociales no Tradicionales

vivienda-social

Avanza su construcción con apoyo del IPVyDU.

Estas obras se realizan dentro en el marco de un sub programa denominado PROMAT que surge como necesidad de solucionar el problema habitacional de los más necesitados sin posibilidad de acceder a una cuota de vivienda y que habitan en terrenos propios o fiscales.

En principio se pensó como entrega de materiales pero con el fin de evitar la venta de los mismos se estableció un sistema de autoconstrucción.

De esta manera se están desarrollando obras en distintas localidades sobre todo en el interior de la provincia, en zona de llanura como ser: Granero, La Cocha, Taco Ralo, Simoca, Aguilares, Monteros, Bella Vista, Taruca Pampa, Delfín Gallo, Arcadia, Río Seco y en las zonas montañosas como ser Rodeo Grande, Potrero, Chuscha, La Higuera de Choromoro, San Pedro de Colalao, y también en San Miguel de Tucumán.
En el Dpto. Graneros, de acuerdo a los requerimientos del lugar se fue adaptando el proyecto de las viviendas y las características constructivas de las mismas. Se trató de solucionar sobre todo el problema de vivienda de las familias del interior de la provincia en un intento de consolidar su hábitat y frenar la migración hacia los centros urbanos.

Al existir en la provincia zonas climáticas diferentes además de las costumbres diversas, se debían variar las características habitacionales y constructivas. También se tuvo en cuenta la opinión de los dueños de casa.

A fin de bajar costos se comenzó trabajando con ladrillos de suelo cemento, block de cemento y adobes. Se respeta la estructura antisísmica y se intenta llegar al mejor nivel de terminación posible, es decir revoques rústicos, pisos y revestimientos cerámicos, cielorrasos de madera, carpintería metálica y de madera, instalación de agua y eléctrica, logrando un producto aceptable, según el lugar mas la mano de obra, sin ejecución de redes de infraestructura ya que son viviendas aisladas y que cuentan con éste servicio.

En la localidad de La Cocha zona rural al sur de la provincia, un grupo de familias trabajadoras en el citrus y tabaco se constituyeron en cooperativa a los fines de poder firmar un convenio de asistencia técnica con el I.P.V., de condición humilde. Ubicadas a bastante distancia una de otra.

Se ejecutaron 7 (siete) viviendas con ladrillos de suelo cemento, estructura antisísmica, techo de chapas sobre correas de filigrana, cielorrasos de madera de pino, contrapisos de hormigón, pisos y zócalos de cerámicos esmaltados, revoques rústicos interior y exterior, carpintería metálica al exterior y madera interior, instalaciones de agua, desagües a pozo, artefactos sanitarios e instalación eléctrica.

En la localidad de Rodeo Grande, municipio de Tafí del Valle, zona serrana, se firmó convenio con la Comunidad Indígena del lugar a fin de desarrollar un prototipo de características diferentes a las anteriormente mencionada pero con niveles de terminación similares, donde se pensó en la ubicación de una estufa hogar destinada a la calefacción además del uso de cocina según las costumbres y lo solicitado por los mismos pobladores. a Estufa y el zócalo perimetral se efectuaron de piedras, aislando de ésta manera los ladrillos por ser lluvioso, además de ser abundante éste material en la zona, efectuándose desniveles respetando las pendientes de sus terrenos.

En el Mollar esta localidad carece de agua potable por lo que se abastecen mediante mangueras directamente del río, en la actualidad se tramitan su provisión.

Por tratarse de una población de alta montaña las casas están emplazadas algunas a la vera del camino y otras a una distancia relativamente corta pero de difícil acceso por las fuertes pendientes y vegetación, en cuanto a la situación habitacional, predominan las viviendas precarias construidas con ramas y adobe, con pisos de tierra y techos de chapa u otros materiales (cartón, plásticos). La insuficiencia de espacio, genera un alto grado de hacinamiento y promiscuidad, con espacios mal ventilados y sin definición presentan contaminación, por humo, cercanía de corrales e hídrica, estas condiciones favorecen la presencia de insectos como la vinchuca por lo que se detectaron familias con mal de chagas, específicamente en las familias en situación crítica. El resto de las mismas con viviendas en estado precario, en algunos casos pueden ser recuperables a través de un acondicionamiento adecuado, el 72% no posee baño, solo letrinas o instalaciones muy precarias.

La vivienda que desarrollamos es similar a la ejecutada en la localidad de rodeo grande por las características similares, zona montañosa, pero con abundante vegetación, inviernos fríos intensos, con heladas y nevadas, ventoso y lluvioso. Su población aborigen, pero con muchas más necesidades, solicitaron que respetemos el adobe y la piedra dentro del sistema constructivo, algunos se mostraron conformes con el ladrillo de suelo cemento.

En la Localidad de El Nogalito dependiente de la comuna de San Pablo, Departamento Lules, a 70 km de la capital recién se iniciaron las tareas. Se caracteriza por ser una población netamente rural, en muchos casos con ascendencia aborigen. Se conjugan varios fenómenos, baja densidad, actividad agrícola, población tradicionalista y en el que todos los miembros de una familia cooperan en las labores cotidianas. Se observa aislamiento y vulnerabilidad debido a que se encuentra en un punto muy distante de la jurisdicción comunal. La mayoría se desempeñan como pequeños productores y jornaleros en algunas fincas, por lo que sus ingresos económicos son insuficientes e irregulares, son grupos familiares numerosos, predominando los jóvenes de hasta 20 años que representan el 70% de la población.

En este Programa en virtud de las visitas técnico – social y económicas – habitacionales que se efectuaron en las diversas localidades como ser Taco Ralo, Arcadia, Delfin Gallo, San Pedro de Colalao, a solicitud de sus respectivos comisionados comunales, se considero que las familias visitadas y seleccionadas como beneficiarias del PROMAT, evidencian un alto grado de hacinamiento y promiscuidad, residiendo en unidades habitacionales precarias, esta situación, sumado al problema económico por el que atraviesan, ya que son familias numerosas cuyo único ingreso económico es el que perciben por medio de ser jornaleros, empleados de la comuna, albañiles, salario universal, empleadas domésticas o bien no poseen ingresos fijos, los hacen altamente vulnerables, se observó que las familias poseen un alto porcentaje de necesidades básicas insatisfecha, ya que por lo antes citado son familias sin ningún tipo de posibilidades de obtener una solución a los mismos.

Debido a este programa, el Interventor del IPV, Gustavo Duran tomando una resolución de dar una mejor calidad de vida de acuerdo a la Política Habitacional que vienen desarrollando el organismo se le dio un fuerte impulso a fin de solucionar en el menor tiempo posible preservando su habitad natural a todas estas familias a fin de erradicar la vivienda rancho.-